Find an Office Near You
 

La esquina del coach: Consejos rápidos para el éxito del coach de Carnegie

Disminuya la ansiedad de hablar en público a través de la preparación

 

Prepare, prepare y prepare. Estar demasiado preparado no daña la presentación. El conocer la presentación de arriba a abajo puede ayudarle a impulsar la confianza y calmar su miedo y ansiedad. La preparación no es sólo lo que va a decir, sino también cómo y por qué va a presentar la información. Aquí encontrará algunos consejos para ayudarle a crear una presentación y discurso efectivos.
 

  1. Apertura con confianza

    Su apertura da al público la primera impresión. Conozca al público y el objetivo de su presentación. Investigue qué es lo que esperan de sus observaciones y qué es lo que saben del tema. Considere de qué forma va a capturar la atención del público. Si necesita dar una mala noticia, considere de qué forma puede conectarse con el público desde el inicio de la presentación. Esté bien preparado para la apertura porque esto establece el tono de toda la presentación. No dejé nada a la suerte.

  2. Enfóquese en pocos puntos clave

    Conozca los puntos más importantes que quiere dar. Esto va a ayudar a calmar su preocupación y tener más confianza. Señale los conceptos clave en sus visuales electrónicos, en notas, o para mayor seguridad, utilice las técnicas de memoria como la de apilado para que recuerde sus puntos clave. Evite tratar de memorizar su presentación, ya que puede sonar trillada y aburrida; y lo que se busca es que suene real y relajada.

  3. Apoye sus ideas con evidencia

    Siempre es importante dar evidencia para soportar los puntos principales. La evidencia de soporte refuerza sus puntos con el público y le da la oportunidad de explicar con mayor profundidad sus puntos.

  4. Cierre con un llamado para tomar acciones

    Esta parte será la última impresión que usted y su presentación le darán al público. Es importante tener en cuenta el objetivo de la presentación y así poder determinar un cierre adecuado. Enfatice la acción o las acciones clave que quiere que su público realice después de haber escuchado su presentación. Esto puede servir como una buena forma de resumir el contenido y asegurar que el público se vaya con una dirección clara a seguir.

  5. Recuerde que la ansiedad es normal

    La mayoría de las personas experimentan ansiedad al dar una presentación. Recuerde que las personas que no sienten un poco de estrés es porque subestiman al público. Reemplace los pensamientos negativos que entran a su subconsciente con afirmaciones positivas de usted o de otros.

  6. Sea humano

    Permítase cometer errores. No trate de ser un presentador perfecto. El hacer una breve pausa para poner sus pensamientos en orden podría sentirse como una eternidad, pero en realidad no es así. Platique experiencias personales. Dé su presentación como si estuviera conversando con las personas en vez de hablarles nada más.

  7. Pida retroalimentación

    Se sorprenderá de ver cuántas serán positivas. Acepte e interiorice las felicitaciones que recibe y no las minimice. Trate de recordar las cosas positivas de la presentación y no las negativas. Enfóquese en una o dos áreas de mejora para la siguiente vez y no en diez o veinte.

  8. Prepárese para el éxito en el futuro

    Vea cada presentación que da como una oportunidad de desarrollo. Disfrute la experiencia. Utilice cada presentación como una oportunidad para mejorar sus aptitudes y confianza para la próxima presentación.